martes, enero 24, 2006

Misterio gozoso
















(Jean-Michel Basquiat)

Misterio gozoso
A claudio, Matteo, Stephanos y Rodrigo

Por qué cuando estamos borrachos
el viento despierta la risa, el levitar
por las calles, y parecemos muy jóvenes
para estas veredas, arremolinados
en las esquinas hablando idioteces;
a quién puede interesarle la sombra,
la mancha en el suelo. Nos pertenece acaso
este dialecto o somos animales enológicos
rastreando bares y libros, dejando
una estela dulce, un olor a nuez en nuestras copas.
Por qué hemos sido repartidos por el mundo,
distintas bocas, el mismo arte
ojos de gatos en los escotes,
besando al mundo en el escape.
En la calle Cristopher un hombre negro nos vende flores,
imitamos en falsete el sonido carraspeado de su canto.
Llevamos poemas en los bolsillos, cosas perdidas
de la calle y, aún así, escondidos de los demás,
por qué estiramos la mano
para dejar caer entre sus flores la última moneda,
como a una fuente siempre húmeda en el mismo lugar.
Acaso veremos las mismas estrellas en otros reinos,
seremos entonces jeroglífos, constelaciones,
hombres de barro tras la explosión del volcán.
"Y aún quien haya incendiado sus secretos
los verá caer allí otra vez como lluvia
o extenderse a modo de subtítulos de vapor
sobre el cielo y la memoria".


My Possession
Claudio, Matteo, Stephanos y Rodrigo
en el jardín de lilas.


We are drunk and the wind wakens the laughter
hovering through the streets.
Too young for these sidewalks, whirled in every corner
talking foolishly, who could be interested in the shadow,
the stain on the ground.
This dialect belongs to us,
we are mythological animals tracking down bars, books;
we leave behind a sweet wake, a smell of warm punch in our liqours.
We’ve being spread throughout the world.
Different mouths, but the same art,
cat’s eyes sparkling in cleavages, kissing the runaway world.
In Christopher Street a black man sells us flowers,
we imitate on falsetto the gravelly sound of his song.
We carry poems in our pockets, things lost in the streets.
But still, hiding from the rest, we stretch our hand
to drop the last coin into his flowers as if it were a fountain,
always on the same place. Soon we will see the same stars
in other kingdoms we’ll be hyerogliphs, constellations,
men of clay in the volcano’s explosion.
"And even those who have set fire to their secrets
will once more watch them drop like rain or see them spreading out
as if they were subtitles of mist over sky and memory".

3 Comments:

Blogger Lila Magritte said...

"Acaso veremos las mismas estrellas en otros reinos"

¿Acaso no se extinguiràn?
¿Acaso nos nos extinguiremos y seguiremos lanzando semillas y pètalos de flores por las calles màs antiguas del cosmos?

Abrazos.

viernes, enero 27, 2006 7:24:00 p. m.  
Blogger Gonzalo Contreras said...

Nueva York tambièn era una fiesta a pesar de la distancia. No importa no haberse tomado una copa con el viejo Hemingway, el imaginario es el mismo, el mismo amor, la misma lluvia, y el loco loco afàn

domingo, enero 29, 2006 7:14:00 p. m.  
Blogger yole said...

Estela dulce la de los sueños repartidos.
Saludos.

martes, enero 31, 2006 5:39:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home